Me he lanzado a escribirte porque no dejo de escuchar que el romanticismo ya no inunda tus calles, que tu asfalto echa de menos los detalles que regalan sonrisas y que hacerle a alguien sentir que todo es posible ya no está a la orden del día en los seres humanos.
Trataré de demostrar con mis letras que en tus rincones se esconden las más bonitas historias de amor, aunque sean ficticias e inventadas por mis desesperados dedos que se mueren por bailar sobre estas teclas.
Recorreré cada milímetro de tu anatomía buscando alguna escena que me inspire, la encontraré y la fotografiaré y entonces le entregaré una carta anónima a aquella persona o personas que inspiraron mis letras, ésta dirá:
'Querido desconocido:
sin pretenderlo has conseguido que un pedacito del diario que escribe Madrid hoy hable de ti, has conseguido que escriba algo que, seguramente, no tenga nada que ver contigo, pero que, sin embargo, es algo que sale de ti.
Enhorabuena, hoy se actualizará con una imagen que, sin permiso, he conseguido robarte y un texto que has conseguido inspirarme, espero que lo tomes como es, un detalle de amor anónimo que solo trata de hacer tu día algo mejor.
http://queridomadrid.blogspot.com.es/'
Prometo arrancar sonrisas sin permiso, prometo hacer de ésto algo que merezca la pena.

viernes, 1 de febrero de 2013

#4.


'Y como cada uno de Febrero nos volvimos a encontrar en las puertas del Palacio Real, para recordar que lo nuestro fue así de... de real. 
Nunca sabré decir cuándo me pongo más nervioso si cuando la veo aparecer con su sonrisa permanente o cuando la veo alejarse entre la multitud. A pesar de todo lo que hemos pasado hay algo que no ha cambiado, sigo cayendo a más de diez mil pies de altura con sólo mirarla. Nuestra historia fue... Paseamos por Malasaña y recorrimos la Gran Vía, comimos castañas asadas del puesto de la Plaza Mayor y nos comimos a besos en Tirso de Molina, me hizo sentir suyo y conseguí hacer que se sintiera mía, fue una historia digna de ser contada. Como todo buen drama tuvo su final y no fue precisamente feliz, pero eso ya os lo contaré otro día. Lo importante es que decidimos vernos ahí, donde nos veis, 'prométeme que siempre estarás aquí el uno de Febrero de cada año' y siempre, siempre éste había sido el mejor día de mi vida hasta que llegaba el siguiente, esta vez no. Esta noche algo había cambiado, esta noche sus ojos brillaban y maldita sea, ya no era por los míos.'

5 comentarios:

  1. Marta Cerdá Cánovas2 de febrero de 2013, 7:28

    Hola, queremos la quinta entrada. BESIS

    ResponderEliminar
  2. Hola ,he de decirte que este blog es precioso precioso precioso desde que empieza hasta que acaba.
    Además la idea es muy buena y original y las fotos muy bonitas, además de que escribes muy bien.
    Estoy deseando ver la proxima entrada. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, de todo corazón.

      Eliminar
  3. Tengo que decirte que he llegado a llorar con esta entrada. Simplemente increíble. Gracias.

    ResponderEliminar